Ilícitos cambiarios y triangulación afectan disponibilidad y encarecen los boletos aéreos

AEROPUERTO

Caracas, 19 Oct. Redacción web/.- No hay disponibilidad para esta ruta. Es un mensaje reiterado en los portales web de aerolíneas para viajar desde Caracas a Miami, Lima o Santiago, para fechas aleatorias de lo que queda de 2013. Muchos venezolanos lo comentan, en especial ante la cercanía de las festividades decembrinas: “Ya no hay pasajes” para destinos internacionales desde Venezuela.

Hay algunos que sí consiguen. Para Madrid, por ejemplo, Iberia tiene cupos para diciembre, según revisión realizada en su sitio web. El problema es el monto. La tarifa más baja encontrada fue de 49.000 bolívares el boleto ida y vuelta. Hace un año, este pasaje podía adquirirse hasta en 10.000 bolívares.

La situación no ha pasado desapercibida por las autoridades. El ministro de Turismo, Andrés Izarra, ha señalado que “es una situación que se está atendiendo; estamos buscando solución, en el marco de una respuesta global al tema cambiario”.

En el mismo sentido se pronunció el vicepresidente para el Área Económica, Rafael Ramírez, consultado sobre las divisas que autoriza el Estado a los viajeros al exterior, a una tasa de cambio de 6,30 bolívares por dólar. “Creo que se ha distorsionado completamente (…) Entonces están agotados todos los pasajes para viajar a cualquier sitio del planeta. Obviamente ahí hay una mala utilización de esa ventaja que ha dado nuestro Gobierno para nuestro pueblo. Ha sido mal utilizado por algunos elementos”, alertó Ramírez.

“Antes de hacer cualquier anuncio, lo vamos a sustentar, pero tenga fe nuestro país en que estamos trabajando intensamente en este tema. Es cuestión de horas y de días, vamos a seguir anunciando cómo ir ajustando estos desequilibrios a lo que entendemos nosotros que son los intereses fundamentales de nuestro país”, declaró a periodistas este miércoles.

Las causas

Las causas de esta problemática son variadas. En primer término, está el evidente aumento de la demanda.

El presidente Ejecutivo de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (Alav), Humberto Figuera, refirió que este año ha habido un incremento en la venta de boletos a destinos internacionales de casi 30% con respecto a 2012. Tan solo en julio, el incremento fue de 107%. Ese mes se convocaron dos subastas especiales del Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad), que pudieron beneficiar a viajeros al exterior con un máximo de 2.500 dólares por persona.

Es innegable el incremento del poder adquisitivo del venezolano, señala Figuera. La gente quiere y puede viajar más. Pero el llamado fraude cambiario es un elemento de peso en esta situación.

En el país rige un control de cambio desde 2003 para proteger las Reservas Internacionales y las divisas que en Venezuela provienen casi totalmente de la exportación petrolera. Son autorizadas por la estatal Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), que las suministra a los diferentes sectores, incluidos los viajeros al exterior.

Las modalidades del fraude son varias, pero una de las más comunes es que una persona compra boletos aéreos para varias personas, con el fin de tramitar la autorización del uso de tarjetas de crédito en el exterior a través de Cadivi y el efectivo. Esta institución del Estado autoriza hasta 3.000 dólares al año por viajero, dependiendo de la lejanía del destino.

Al final, solo viaja una persona, con todas las tarjetas ya autorizadas para utilizarlas en el extranjero. Estos dólares son asignados a una tasa de cambio de 6,30 bolívares, y luego los que incurren en el fraude cambiario los usan para alimentar en el país el mercado paralelo e ilegal de divisas, donde se transan a montos muchos mayores.

Ese mercado ilegal ha sido declarado por el Ejecutivo como su principal enemigo, y Ramírez señaló que el Gobierno le secará las fuentes. El tipo de cambio paralelo es utilizado como marcador de precios y estimula la inflación.

Cadivi ha efectuado operativos especiales desde la semana pasada en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar para enfrentar los ilícitos cambiarios, y se estima que próximamente active el uso de captahuellas al momento de abordar los vuelos, para verificar que quien viaja es la persona a la que se le autoriza el uso de la tarjeta.

Triangulación

Otra razón para la escasez de boletos, vinculada con el fraude cambiario, tiene que ver con la compra de boletos a través de agencias o particulares fuera del país.

El Ministro para el Turismo lo ha explicado de la siguiente manera: “Se están aprovechando algunos agentes de viajes y otros operadores turísticos del diferencial cambiario para triangular a través de Venezuela viajes internacionales, y está incidiendo de forma negativa en el acceso de los venezolanos para viajar afuera”.

Esto sucede así: a través de las páginas web de las aerolíneas, extranjeros compran un boleto en Venezuela. Hacen escala en el territorio nacional, cambian dólares en el mercado paralelo y adquieren luego el pasaje en el país, que termina saliendo en un costo mucho menor para ellos.

Izarra indicó este lunes que ha habido reuniones del gabinete económico para abordar el tema y buscar soluciones, sobre todo de cara a a la próxima temporada vacacional. “Esa es una anomalía que está perjudicando grandemente sobre todo al viajero venezolano, que tiene una distorsión muy grande de precios. Estamos buscando soluciones para ello”, agregó.

En ese sentido, el diputado a la Asamblea Nacional (AN) y miembro de la Comisión Permanente de Contraloría William Ojeda denunció la venta masiva de boletos aéreos para turistas de otros países a través de agencias de viaje venezolanas, en conjunto con algunas internacionales, con escala en Caracas para desde allí ir a todas partes del mundo. “Todos están viajando para distintos continentes del mundo financiados por el esfuerzo del pueblo venezolano”, aseveró.

Al respecto, Figuera propone que se exija a quien compra un boleto aéreo en Venezuela la nacionalidad o que sea residente, un planteamiento también respaldado por el diputado Ojeda.

“Si (este ilícito) está sucediendo, hay que terminarlo, y si hay empresas que se están prestando, también hay que estar atento y hacer las sanciones correspondientes, porque se está vulnerando el sistema cambiario”, añadió el representante de las aerolíneas.

Afirmó que las líneas aéreas no tienen que ver con este ilícito ni la gran mayoría de las agencias de viaje. “Es posible que se esté manejando eso a través de particulares”, estimó.

¿Por qué los altos precios?

El presidente del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis), Eduardo Samán, denunció la semana pasada que los boletos aéreos para el exterior han sufrido un incremento superior a 200% sin justificación. “Las aerolíneas han triplicado los precios de los boletos en dólares. En Venezuela, un pasaje que normalmente costaría entre 1.800 a 2.000 dólares, ahora te sale en 6.000 dólares”, expresó Samán al poner como ejemplo la ruta Madrid-Caracas.

Ratificó que el Órgano Superior para la Defensa Popular de la Economía trabaja en darle solución a este tema.

Para el Presidente Ejecutivo de la Alav, el tema de los precios se explica en la alta demanda y en el sistema que utilizan tradicionalmente las aerolíneas para mercadear sus asientos. Este método implica la división del avión en segmentos, y a cada uno le asignan una cantidad de puestos y un precio, comenzando por los más baratos y al final quedan los más caros. “Esto tiende a estimular a los pasajeros a que compren con tiempo”, sostuvo.

“Cuando el inventario de la línea aérea sale a los sistemas de distribución, hay personas que están pendientes de eso y de una vez adquieren los boletos más económicos, con distancia de a veces un año. Ya las ventas para 2014 de las temporadas más importantes están casi vendidas. Hay una gran presión que se debe, entre otros factores, a que el venezolano tiene un poder adquisitivo mayor que antes. Eso es indudable”, indicó Figuera.

Apuntó que anteriormente lo que ocurría es que solían quedarse sin vender los puestos más caros. Eso ya no está pasando debido a la alta demanda.

También mencionó que tras el ajuste de cambiario de febrero pasado, que llevó el dólar oficial de 4,30 a 6,30 bolívares, muchos pasajeros adquirieron pasajes con antelación. “Cada vez que hay un rumor de devaluación, enseguida hay compra masiva de boletos aéreos”, indicó.

Por último, señaló que ahora el venezolano hace sus programaciones de viaje con mayor anticipación, “porque sabe que si va a buscar los cupos a última hora, conseguirá las tarifas más costosas”.

En el país hay 28 líneas aéreas internacionales y 11 nacionales, de las cuales cinco ofrecen vuelos a destinos fuera de nuestras fronteras.

El Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (Inac) se ha reunido con las líneas aéreas y ha solicitado sus estructuras de costos y tarifas vigentes. Figuera sostuvo que han entregado esta documentación, así como listas de pasajeros que no se presentan a los vuelos.

“Los costos de operar en Venezuela son altos. Hay muchos tributos que inciden sobre la operación de las líneas aéreas, y los costos de operación en Venezuela, tanto de radioayuda como de aeropuerto y arrendamiento de espacios en el Aeropuerto de Maiquetía son altos. Están al nivel de los aeropuertos más caros del mundo”, aseguró el representante de las aerolíneas.

Afirmó que la rentabilidad de las líneas aéreas “siempre es muy baja”, de entre 3% y 5%, porque se manejan por ventas por volumen. Estimó, sin embargo, que la situación financiera en general de las empresas de transporte aéreo es buena, y sostuvo que “si bien funcionan y obtienen ganancia, no tienen músculo financiero fuerte para decir que traerán aviones absolutamente nuevos”.

¿Qué hacer?

El Ejecutivo ha prometido arreciar los controles para evitar los ilícitos. Ramírez indicó este miércoles que están listas varias leyes vinculadas con el tema cambiario, para que sean aprobadas una vez que la la Asamblea Nacional (AN) otorgue al presidente de la República, Nicolás Maduro, la habilitación que solicitó la semana pasada para arreciar la lucha contra la corrupción y la guerra económica.

Esas normativas, indicó, castigarán de manera contundente los ilícitos cambiarios y configurarán el sistema alternativo de divisas. “Tendremos los elementos para combatir el dólar paralelo”, enfatizó e indicó que se enfrentará con firmeza la mala utilización, derroche o desvío de divisas, y que el Gobierno Nacional trabaja a fin de proponer al país un esquema para la optimización del uso de las divisas.

Asimismo, en concreto sobre la disponibilidad de cupos, Figuera estimó que una posibilidad es que el Ejecutivo autorice a aerolíneas internacionales a cubrir la demanda que queda pendiente.

Quienes tengan previsto viajar a finales de año podrían abrigar esperanzas. Tradicionalmente, el Inac habilita vuelos adicionales para cubrir los destinos más demandados en las temporadas altas. El Presidente de la Alav indicó que adicionalmente, con los controles aplicados por las autoridades, muchas personas seguramente se abstendrán de cometer ilícitos y, en consecuencia, se liberarán cupos en los aviones.

“Recomendamos que estén pendientes de su línea aérea o agencia de viajes para tomar alguno de esos cupos”, aconsejó.

Fuente:  AVN

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s