El A, B, C… D y E de Los Consejos Comunales

mi casa 2
¿Qué es eso del A, B, C, D y E de los Consejos Comunales? Básicamente me refiero al “ciclo del poder comunal”, contemplado en el Artículo 44 de la Ley de los Consejos Comunales.  Éste es muchas veces desconocido por los consejos comunales, pese a que refiere el marco de actuación de los mismos al establecer el proceso para hacer efectiva la participación popular y la planificación participativa; entendiendo que la misma responde a las necesidades comunitarias y contribuye al desarrollo de las potencialidades y capacidades de la comunidad, así como la reivindicación de derechos humanos.
El ciclo del poder comunal se concreta como una expresión del poder popular y pieza clave del trabajo comunitario, a través de la realización de cinco fases: A) diagnóstico, B) plan, C) presupuesto, D) ejecución y E) contraloría social.
A)    El diagnóstico: en tanto participativo,  es una pieza fundamental  dentro de las organizaciones comunitarias ya que de allí partiremos para identificar las potencialidades humanas con las que contamos dentro de nuestra comunidad y las necesidades  para satisfacerlas. Sirve para conocer, por ejemplo, cuántos albañiles, carpinteros, herreros, panaderas, panaderos etc.,  tenemos dentro de nuestras comunidades.
B)      El plan: consiste en el programa, proyectos, objetivos y actividades que nos debemos trazar para cubrir las necesidades detectadas y para responder al diagnóstico participativo; el propósito es darle respuesta al bienestar integral de las comunidades.
C)     Presupuesto: es la fase que nos indica los fondos, los recursos financieros y no financieros con los que cuenta o requiere la comunidad. El presupuesto es aquel que debe ser presentado ante los entes públicos o privados a fin de buscar financiamiento para la ejecución del plan; incluye los recursos financieros como el dinero, y los no financieros representados por el potencial humano que se tiene instalado en la comunidad para desarrollar el plan. Es el aporte que se da desde nuestros espacios.
D)     Ejecución: consiste en la fase que nos va a garantizar que pongamos en marcha los proyectos, de acuerdo al presupuesto y al tiempo establecido,  para llevar a cabo el plan de desarrollo integral comunitario; y a su vez garantizar la participación activa, consiente y humanista de una comunidad organizada.
E)     La contraloría: es el ejercicio que nos va a permitir el seguimiento del ciclo comunal, para la prevención, ejecución, vigilancia y seguimiento de las acciones realizadas por la comunidad organizada.  Es la fase en que cualquier persona de la comunidad se involucra para hacer control a la gestión del proceso y garantizar la transparencia del mismo.  Las comunidades organizadas deben aplicar la contraloría social en cada unas de las fases del ciclo comunal ya que es un eje trasversal y fundamental para la ejecución y supervisión de los proyectos comunitarios, desde el inicio.
Recordemos que la contraloría social que realizan las personas de manera organizada (es decir, voceras y voceros del consejo comunal, o la comunidad de manera independiente) representa el ejercicio del derecho a la participación ciudadana, pues llevan a cabo el control, vigilancia y evaluación con el propósito de contribuir a que la gestión gubernamental y el manejo de los recursos públicos se realicen de manera transparente, eficaz, legal y honrada.
El ciclo comunal no se realiza individualmente
Tomando en cuenta que la Ley actual de Los Consejos Comunales los define como “una instancia de participación, articulación e integración que permiten al pueblo organizado ejercer directamente la gestión de las políticas públicas y proyectos orientados, a responder a las necesidades y aspiraciones de la comunidad en construcción de una nueva sociedad”, debemos entender que es un trabajo de todas y todos.
En ese sentido, recordemos que todo este proceso debe realizarse en completa articulación de las ciudadanas y los ciudadanos de la comunidad; todas y cada una de las fases deben ser aprobadas en las asambleas de ciudadanas y ciudadanos, para así garantizar la legitimidad comunal del proyecto y facilitar un mayor involucramiento de todas y todos en cada una de las etapas previamente descritas.
Para lograr llevar a cabo las cinco fases del ciclo comunal, así como lo establece la ley, es muy importante seguir cada uno de los pasos representados en este A, B, C, D y E, en tanto hace el trabajo comunitario más fácil, permite realizar proyectos socio productivos más pertinentes y, especialmente, favorece la reivindicación de nuestros derechos, a través de propuestas nacidas y ejecutadas desde nuestras comunidades, desde los sectores que  realmente padecen y requieren cambios. Aplicándolo podríamos realizar la ejecución de los  proyectos comunitarios y manejar con transparencia y eficacia los recursos que fueron transferidos a la comunidad.
Cerdito: red apoyo org ve
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s