193 años del natalicio de Carlos Marx

Prensa/ESD .-Hoy jueves 05 de mayo se cumplen 193 años del nacimiento de Carlos Marx, quizá el hombre más influyente en la historia política del mundo contemporáneo.

Una fructífera pero azarosa existencia, que desde la cumbre ética del ser humano desentrañó científicamente los misterios del desarrollo de la historia de la humanidad, para explicarnos la razón motorizadora de esa historia: la lucha de clases.

Carlos Marx -como bien lo diría su amigo, Federico Engels- fue el hombre que dio por primera vez, una base científica al socialismo y por tanto a todo el movimiento obrero de nuestros días.

De familia judía, Carlos Marx vio la luz, por primera vez, en la ciudad prusiana de Tréveris, considerada hoy como la ciudad alemana más antigua y patrimonio de la humanidad, el 5 de mayo de 1818.

El joven Marx comenzó a estudiar jurisprudencia en Bonn y en Berlín, pero terminó dedicándose al estudio de la filosofía y de la historia, aunque concluyó su carrera de leyes en 1841.

En 1842 dirigía el periódico la Gaceta del Rhin, órgano opositor al régimen prusiano, sometido a una férrea censura, que editaba en la ciudad de Colonia.

Su separación del periódico no impidió que éste dejara de circular en marzo de 1843. Ese mismo año contrajo matrimonio con Jenny de Westphalen, la mujer que lo acompañaría el resto de su vida e inició sus estudios de Economía Política.

Hostigado por sus ideas, en otoño de ese año se trasladó a París, con el ánimo de publicar una revista: “Anales franco-alemanes”, que registró sólo una edición, por los problemas de distribución clandestina en Alemania

Los artículos publicados en esta revista, al decir de Lenín, “ nos muestran ya al revolucionario que proclama la crítica despiadada de todo lo existente; y en especial la crítica de las armas, apelando a las masas y al proletariado.

En 1844 llegó a París Federico Engels, con quien entablará una entrañable e imperecedera amistad, a la vez que una muy fructífera relación teórica e intelectual.

El incasable trabajo teórico y político de Marx en París, colma la paciencia del Gobierno de Prusia, que pide a Francia su expulsión y nuestro personaje se traslada a Bruselas con su familia.

En esta ciudad establece relación con la clandestina Liga de los comunistas, y con Engels redacta el célebre “Manifiesto del partido comunista” para el II Congreso de la Liga de Comunistas, celebrado en Londres, en 1847.

El manifiesto fue publicado en 1848, año cuando Carlos Marx fue expulsado de Bélgica, trasladándose nuevamente a París y después a Colonia, donde publicó la Nueva Gaceta del Rin.

Expulsado de Alemania en mayo de 1848, se trasladó con su familia de nuevo a París y tras un breve período es expulsado nuevamente de la capital francesa, por lo que decide fijar residencia en Londres, donde morirá el 14 de marzo de 1883.

La miseria llegó a pesar de un modo determinante en la vida de Marx y su familia, que sólo por la ayuda financiera de Federico Engels, pudo responder a sus críticos y enemigos de las corrientes de socialismo pequeño burgués y del socialismo no proletario, en general.

“Su intensa labor en la Internacional -dice Lenin- y sus estudios teóricos, todavía más intensos, quebrantaron definitivamente la salud de Marx. Éste prosiguió su obra de transformación de la economía política y se consagró a terminar El Capital, reuniendo con este fin una infinidad de nuevos documentos y poniéndose a estudiar varios idiomas (entre ellos el ruso), pero la enfermedad le impidió dar cima a El Capital.

Federico Engels, su amigo, definió mejor que nadie la obra de Marx: “Así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho tan sencillo, pero oculto hasta el bajo de la maleza ideológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte , religión, etc…”

Y agrega: “ Que por tanto, la producción de los medios de vida inmediatos, materiales y, por consiguiente, la correspondiente fase económica de desarrollo de un pueblo o de una época es la base a partir de la cual se han desarrollado las instituciones políticas, las concepciones jurídicas, las ideas artísticas e, incluso, las ideas religiosas de los hombres y con arreglo a la cual deben por tanto explicarse y no al revés, como hasta entonces se ha venido haciendo”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s